Lo sentimos, pero esta foto tiene Copyright © De la Rosa Fotógrafos

Quienes somos

Tras De La Rosa Fotógrafos hay un equipo joven de fotógrafos, compuesto por dos personas normales y corrientes con una pasión en común: “la fotografía”.

Somos una pareja joven, padres de dos preciosas niñas, que formamos un gran equipo juntos, ya que somos “compañeros de vida”.

Todo empezó casi sin darnos cuenta, nuestros anteriores trabajos nada tenían que ver con la fotografía, pero eso que empezó como un hobby, una afición a la que le dedicábamos nuestros ratos libres, cada vez se fue haciendo más importante e indispensable en nuestras vidas, una sed de saber más, de aprender más, de mejorar se apoderó de nosotros y así es como nos fuimos formando poco a poco. Hasta que llegamos al punto de querer dejarlo todo, para dedicarnos de lleno y profesionalmente a la fotografía y así lo hicimos. Un buen día nos liamos la manta a la cabeza, y decidimos emprender esta aventura.

En 2008 empezamos con nuestro proyecto, compaginándolo con nuestros trabajos, alquilamos un estudio y atendíamos con cita.

En 2010 dimos el gran salto, inauguramos nuestro pequeño y modesto estudio, y dejamos nuestros trabajos, para dedicarnos exclusivamente a la fotografía.

A principios de 2014 ampliamos nuestro estudio e inauguramos nuestro propio laboratorio y taller de encuadernación.

Además de trabajar fotografía de reportaje social y de estudio, contamos con amplia experiencia en el ámbito deportivo, ya que desde 2005 David está trabajando para una agencia de Madrid, cubriendo multitud de eventos deportivos cómo fútbol de primera y segunda división, baloncesto, tenis, maratones, carreras de caballo, fórmula 1, motociclismo, etc… Contamos con diversas publicaciones en distintos medios tanto nacionales como internacionales que avalan y demuestran el trabajo y la experiencia de David en fotoperiodismo. También ha tenido el privilegio de cubrir varios campeonatos del mundo de tiro, en España y Portugal.

Actualmente seguimos trabajando con la misma ilusión del primer día, deseando seguir creciendo, felices porque cada vez son más las personas que nos brindan el privilegio de contar su historia, de captar sus recuerdos, sentimientos y vivencias.